Convención para la Salvaguardia

Con fecha 17 de octubre del año 2003, la Asamblea General de la UNESCO aprueba la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial como un instrumento efectivo para proveer a los Estados miembros de la ONU un marco normativo que atienda las necesidades de reconocer, valorar y fortalecer los diversos elementos culturales que constituyen el patrimonio inmaterial para las comunidades e individuos que lo hacen sostenible.

Como tal, la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial complementa otros instrumentos internacionales que están relacionados o protegen el patrimonio cultural, como lo son la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948; el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966; el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966; la Convención para la Protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural de 1972; la Recomendación de UNESCO sobre la Salvaguardia de la Cultura tradicional y Popular de 1989; el Convenio 169 de la OIT sobre pueblos indígenas y tribales de 1989 (ratificado por el Estado de Chile el 15 de septiembre del año 2008); la Declaración Universal de la UNESCO sobre la Diversidad Cultural de 2001; y la Declaración de Estambul de 2002 concerniente a la Tercera Mesa Redonda de Ministros de Cultura.

En la actualidad, la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial es coincidente con convenciones y declaraciones aprobadas por la ONU y la UNESCO con posterioridad, tales como; la Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales y su Anexo (20 de octubre del 2005), la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas del año 2007 y la aprobación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible del año 2015.

En rigor, su objetivo principal es entregar las orientaciones para salvaguardar usos, expresiones, conocimientos y técnicas que comunidades e individuos reconocen como parte integral de su patrimonio cultural.

Puede descargar desde la web de la Unesco, la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial