Tesoros Humanos Vivos de Ñuble traspasan sus conocimientos en talleres

Se trata de las artesanas de Quinchamalí y colchanderas de Trehuaco quienes tienen  el reconocimiento del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

Los niños de la Escuela de Quinchamalí no son los únicos que aprenden alfarería de parte de las artesanas que se preparan para que sus conocimientos sean postulados a la Lista Representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco. Las apoderadas de la escuela, las mujeres embarazadas y puérperas que se atienden en el Cesfam, los alumnos de la Escuela Colliguay y los estudiantes de la Escuela de Confluencia también están recibiendo los conocimientos de las cultoras que trabajan la greda negra.

“Esta actividad es parte de los Talleres Portadores de Tradición, un programa del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio cuyo objetivo principal es sensibilizar a los niños y niñas sobre la importancia de sus tradiciones en la comunidad. Quizá no todos serán artesanos, pero si conocerán el proceso y podrán ser embajadores de su territorio”, expresó la seremi de Ñuble, María Soledad Castro.

Además de las alfareras de Quinchamalí, las colchanderas de Trehuaco también están realizando talleres Portadores de Tradiciones, en este caso en el Liceo República del Paraguay de la comuna del Valle del Itata. Para la artesana Luisa Barrera “ha sido una experiencia muy bonita para motivarlos para que sigan nuestras tradiciones y no se acabe. Trabajamos con niños de primero medio y con un grupo de niños con condiciones especiales que pueden desarrollar muy bien el trabajo. En este liceo también hay hartos hijos de colchanderas que saben trabajar y que ojalá sigan la tradición”, expresa la Tesoro Humano Vivo.

Por su parte, el director del Liceo Polivalente de Trehuaco, Alexis Torres, explica que “este taller tiene un tremendo valor. El rescatar las tradiciones con personas de nuestro entorno es importante para los alumnos porque por muchos años la cuelcha ha sido el sustento de sus familias y ahora ver ese trabajo en sus liceos a otro nivel artístico les da otra mirada”.

Los talleres son realizados por artesanas escogidas entre sus pares. En el caso de Quinchamalí, por Sandra Osorio, Yolanda Villeuta, Humbertina Romero, Nayadet Nuñez, Alicia Osorio y Alicia Mariangel. En Trehuaco las artesanas a cargo de los cursos son María Pedreros, Yanires Agurto, Genoveva Muñoz, Graciela Cáceres, Luisa Barrera y Juana Arriagada.

Tesoros Humanos Vivos

La región de Ñuble cuenta con dos manifestaciones culturales reconocidas como Tesoros Humanos Vivos por parte del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio según lo recomendado por la Unesco. Se trata de la Unión de Artesanos de Quinchamalí desde 2014 y los colchanderos de Antiquereo de Trehuaco desde el 2015. Ambos son reconocidos en la categoría colectiva.

Navegación